Uncategorized

Tiempos modernos

TIEMPOS MODERNOS

 

Cuando llegó a mi despacho con vista panorámica y veo el parking con todos esos cochazos parecidos al mío grito:

―¡No, no puede ser! ―y reviento de indignación:- ¿los obreros con un cochazo igual que el mío? ¡Noo… a joderlos!

 

 

 

 

Anuncios
Estándar
Litera-tura, Uncategorized

ARQUIPONTANPLIN

(Poema para ser leído en cualquier idioma)

 

ARQUIPONTANPLIN

 

En el arquipontanplin

me fencontre congorobondo

esperumondandlin,

¡zazz! erocamondo

fuisusman somatidi

de cuamerce dulcigu

¡y con sugasgreti

me rendencentregu!

 

Plarecen dichorosostro

englado tuime

¡potanfesto!

y en glamurdone,

¡cienpotastanfesto!

la bocirabacame.

Estándar
Litera-tura, Uncategorized

LA MULA DE NAUN BRIONES

 

El anhelo de mi padre era tener una mula tan buena como la de Naun Briones. En cierta ocasión lo había visto huir de los milicos por un pantano en el que, los caballos que ellos montaban, se quedaron clavados mientras la mula apenas se hundía en el fango; incluso pareció volar. Y lo anhelo más cuando un atardecer en el que las formas empezaban a perder sus contornos y él cabalgaba por en medio del bosque (en ese entonces más de medio país era bosque), de pronto vio un jinete delante suyo que parecía esperarlo. Aguzo la vista y creyó reconocer al feroz bandido en su mítica mula y un miedo sordo se apoderó de él, frenó el paso de su caballo y el otro, sin siquiera volver la cabeza, hizo lo mismo. Le esperaba…

Se armó de valor y decidido espoleó al caballo para de una vez por todas salir del paso o… Galopó y, el otro, también; trotó y el otro, trotó; al paso, y el otro, al paso, así hasta que su caballo tropezó en un camellón y estuvo a punto de hacerlo caer. Cuando levantó la mirada Naun Briones y su mula habían desaparecido. Muerto de risa, comprendió que el temible bandido sólo era una fantasía visual de algo que se había enganchado en el filo del ala del sombrero y que se había caído cuando el caballo tropezó.

 

 

Estándar